miércoles, 28 de junio de 2017

Todo son recuerdos...el olvido solo se llevó la mitad


El paso que damos es un recuerdo
evocar quienes somos es un recuerdo
las ilusiones que creamos son un recuerdo
el futuro que nos imaginamos es un recuerdo
esa brisa primaveral llena de vida es un recuerdo
esa tarde de lluvia es un recuerdo
ese beso apasionado es un recuerdo
la existencia de nuestros hijos es un recuerdo
una calle, esa puerta, ese balcón es un recuerdo
un olor, un perfume es un recuerdo
nuestros sueños de niño son un recuerdo
nuestros sueños de grande son un recuerdo
tu cuerpo que recorro con mis ojos, es un recuerdo
tu cuerpo que recorro con mis manos, es un recuerdo
esa sensación de angustia es un recuerdo
esa sensación de alegría es un recuerdo

Resulta difícil dejar los recuerdos, no recordar los recuerdos
Ellos nos atan, nos dominan, dictaminan nuestro derrotero
definen quienes somos, quienes seremos.
Nos generan una hermosa sonrisa cuando positivos
nos hunden en nuestra mayor miseria cuando grises
Resulta difícil vivir sin ellos dado que son ellos los que nos constituyen
somos el resultado de ellos, de lo que vivimos

La nostalgia de un recuerdo es una fuerza emocional poderosa
el recuerdo de lo que soñamos y nunca tuvimos es lapidario
Los recuerdos no son ni buenos ni malos,
es lo que nosotros hagamos con ellos
la fuerza, el color, el brillo, que le demos
 lo que negociemos con nuestro cerebro
adonde permitamos que ellos nos lleven

Los recuerdos nos permiten visitar nuestro pasado
nuestras vidas dentro de nuestra vida
Nos permiten evocar viejas sensaciones
saborear momentos exquisitos
Nos condenan a llorar el dolor de la pérdida
revivir angustias pasadas que siguen viviendo en nosotros

Nunca la vida es como la imaginamos
nunca es como el recuerdo de lo que imaginamos iba a ser
no puede ser así...perdería la vida su naturalidad
Aferrarse al recuerdo de lo que nos imaginamos iba a pasar
nos paraliza, nos hunde, nos bloquea
no nos permite crear nuevos sueños, nuevos recuerdos
y vivir la vida de manera de emprender nuevos comienzos
hacer de ella lo mejor, volver a sentir como la primera vez
volver a crear nuevas ilusiones

Por eso hay momentos donde debemos poner a los recuerdos a reposar
no abrirles la puerta, dejar que apelotonados esperen a un nuevo día
Hay momentos donde la vida nos pide apretar los dientes
forzar una sonrisa, empujar hacia adelante,
hasta que un día esa sonrisa sea una consecuencia natural
y no un vehículo emocional elegido como punta de lanza

El equilibro de la vida es frágil, y ese equilibrio está lleno de recuerdos
paradójicamente cosas que hoy nos dan la mayor de las alegrías
pueden mañana ser los recuerdos más tristes
Cosas que hoy saboreamos a pleno
pueden tener un gusto amargo un momento después
Por eso el tratamiento que nosotros hagamos de los recuerdos
será la clave de nuestra felicidad.


Meadows Lane, Edimburgo - 19 Junio 2017

Interesante este párrafo de Ernesto Sabato (El Túnel) que habla de los recuerdos:
Es curioso, pero vivir consiste en construir futuros recuerdos; ahora mismo, aquí frente al mar, sé que estoy preparando recuerdos minuciosos, que alguna vez me traerán la melancolía y la desesperanza

3 comentarios:

  1. Recuerdos sobre el futuro y extrañar lo que no se ha vivido. Sobredimensionarlos es lo más peligroso.

    ResponderEliminar
  2. asi es...un gran desafio muchas veces... Una pregunta, quien sos?

    ResponderEliminar
  3. Lo vivido no se puede borrar es parte de nuestra historia, si podemos ver que cabida damos a nuestros recuerdos en el presente,y ser observadores de la emocion que nos despiertan...Gracias por compartir tu blog

    ResponderEliminar